Camino a Rumanía etapa XI

Empezamos el día con secuelas de la noche. A eso de las tres de la madrugada, los perros que cuidaban del camping armaron un gran alboroto, nos asomamos a la ventana de la cabaña y ¡no lo podíamos creer!, una familia de osos pardo merodeando en el cubo de la basura.

A día de hoy Rumanía, sobre todo en los Montes Cárpatos, son la mayor reserva del mundo de estos animales y debemos tener claro que los invasores somos nosotros, ellos viven aquí. Respeto y, sobre todo, admiración por estos supervivientes.

rumania (67)
Una familia de osos junto al camping

 

No lo puedo negar, había puesto demasiadas expectativas en la Transfagarasan. Había leído tanto y confiado en el criterio de supuestos expertos (Jeremy Clarson a la cabeza) sobre esta carretera, que esperaba una especie de Walhala Motero, y no ha sido así. Voy a intentar ser justo, la carretera tiene mal asfalto, el trazado es poco lógico  (no sigue un criterio de valles y laderas), pero el lugar merece la pena ser visitado.

rumania (64)
Demasiadas espectativas

No voy a darle ahora a nadie lecciones de historia política, pero hasta hace relativamente poco tiempo Rumanía estuvo gobernada por Nicolae Ciausescu, que tuvo a bien navegar con «bandera de pendejo» por la política internacional: primero representaba el bastión del comunismo más radical y, en sus últimos años, se vendió al dólar y a la libra esterlina, por lo que temía padecer una invasión rusa similar a la que sufrió la República Checa (en aquellos tiempos Checoslovaquia) con los tanques del Ejército Rojo paseando por las calles de Praga. A Ceausescu no se le ocurrió nada mejor que construir una carretera, de norte a sur de los Cárpatos, para proteger a Rumanía. La carretera se inauguró en 1975 y costó la vida de 35 trabajadores (desmontes y pilotajes megalómanos, con uso de miles de toneladas de dinamita). Hoy en día sólo tiene una finalidad turística, ya que su trazado es tan nefasto que, durante nueve meses al año, la carretera está cerrada por problemas meteorológicos.

Forma parte de nuestra historia y si puedes debes visitarla, pero no te dejes embelesar por calificativos grandilocuentes, que he recorrido carreteras en los Apeninos y en los Alpes Julianos bastante más bonitas.

rumania (31).jpg
Esta sí merece la pena

Estábamos al norte de los Cárpatos, y, para pasar de nuevo al sur, hemos decidido recorrer la otra carretera histórica de Rumanía, la Transalpina. Debo reconocer que me ha impresionado muy positivamente: son los 100 kilómetros más recomendables para moteros aguerridos. Un trazado excepcional (es un paso natural, utilizado desde tiempos inmemoriales y explanado en el siglo XVIII por mandato de Carlos II), asfalto fantástico, curvas lógicas dibujando el perfil del terreno y un paisajes de ensueño. Si la Transfagarasan no ha cubierto mis expectativas, la Transalpina las ha superado.

rumania (70)
En la cumbre de la “Transalpina”

Como el día ha sido muy duro, con más de 300 kilómetros de carreteras de alta montaña, hemos decidido dormir en una pensión en medio de las montañas.

ACCEDE DESDE ESTE ENLACE A TODAS LAS FOTOS DEL VIAJE

Recorrido 11: Poenari Kalesi-Transfăgărășan 7c-Cârțișoara-antes de Sibiu A1 dirección Sebeș-Săliște-Poiana Sibiului-Jina-67C Transalpina-Rânca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: