Undécima etapa… Albania “forever”

Debo reconocer que todos teníamos cierta inquietud por lo que nos encontraríamos en Albania, el país más pobre de la sofisticada Europa actual, pero, al terminar el día, nos ha quedado una sonrisa enorme y un cuerpo medio magullado.

Hemos salido de Macedonia satisfechos de lo vivido en este espectacular país: el dueño del hotel donde hemos pernoctado, nos ha despedido con un desayuno de lujo, a base de productos artesanos, elaborados por él mismo, que nos obligará a volver aquí en otra ocasión: hemos recibido un trato espectacular desde el mismo momento que pisamos el país.

Al llegar a la aduana, nos ha tocado bajarnos de las motos y enseñar toda la documentación, ha sido un mero trámite, incluso uno de los policías nos ha pedido una tarjeta para contactar con nosotros cuando él viaje próximamente a España, pero no deja de ser una incomodidad que muy pocos entendemos a estas alturas del tercer milenio. La aduana de entrada a Albania tampoco nos ha planteado mayor complicación, incluso hemos podido negociar, con un simpático individuo, el cambio de moneda (calculadora en mano) con mucha ventaja sobre el cambio bancario oficial y sus desproporcionadas comisiones: cuando el ser humano habla y se relaciona, siempre surgen beneficios para todos los implicados.

Albania (5).jpg

La pobreza de algunas poblaciones de Albania es patente, nada más recorrer los primeros kilómetros del país lo hemos podido comprobar. Parafraseando a Fabián Barrio: “el nivel económico de un país se puede comprobar viendo cuantas personas caminan por las cunetas de las carreteras”. Muchos arcenes albaneses están plagados de ciudadanos caminando. Posiblemente sea el país más parecido al Marruecos profundo que algunos conocemos, pero con peores carreteras.

Albania (6)
Carretera albanesa

A los pocos minutos de rodar por las carreteras de Maquellarë, la ciudad fronteriza, el asfalto ha desaparecido, convirtiéndose en una pista de tierra que, a la vista de lo que encontraríamos un poco después, era una de las mejores superficies que pisaríamos con las Metzeler Karoo. Cuando ha vuelto el asfalto, hemos encontrado baches, agujeros, cunetas descarnadas, firme muy rizado… Los coches circulando a 5 km/h en sentido contrario, camiones parados, animales en la calzada, carros tirados por burritos…

Ya estábamos avisados, no podemos decir que nos haya sorprendido, pero no hemos podido evitar los comentarios sobre lo que pensarían algunos amigos si tuvieran que circular durante cientos de kilómetros con las motos llenas de polvo, dando golpetazos contra miles de baches y evitando imprevistos después de cada curva.

Pero estas eventualidades no han conseguido evitar que disfrutásemos de las mejores curvas y los más pintorescos paisajes del Parque Natural de Ulëd, el cual hemos atravesado hasta llegar al embalse del mismo nombre donde, muy cansados por la exigencia de la ruta y sudorosos por los 35 grados que marcaba el termómetro a la sombra, hemos parado a comer en un bar muy familiar que había en la misma orilla del embalse.

Hemos dejado pasar un par de horas, las que más castiga la canícula solar,  antes de dirigirnos a Shköder, desde donde, por unas carreteras más decentes, aunque atestadas de coches, hemos conseguido llegar hasta la localidad de Boguë, en pleno Parque Natural de Theth, donde habíamos reservado un apartamento en un camping.

albania (5)

En menos de 10 minutos estábamos  en la piscina: hemos empleado ocho horas en recorrer poco más de 200 kilómetros y los cuatro hemos terminado con dolores por todo el cuerpo, debido al mal estado de la calzada y a la tensión de conducir por este país. Pero la gente con la que nos hemos encontrado ha sido encantadora, y volveremos a viajar por Albania cuando tengamos otra oportunidad de hacerlo: en pocos lugares del mundo disfrutarás tanto con una moto de trail como en este.

Las motos están para mandarlas al tinte, al finalizar la jornada las hemos vuelto a revisar, limpiando la cadena y engrasándola de nuevo, pero se siguen comportando de manera ejemplar.

sdr

Mañana pasaremos a Montenegro y bajaremos a la bahía de Kotor por la célebre “serpentina” que deja a la altura del betún al mismísimo Stelvio. Pero esa será otra crónica.

Desde este enlace podéis seguir la ruta de hoy.

ACCEDE DESDE ESTE ENLACE A TODAS LAS FOTOS DEL VIAJE

Recorrido 11. Janche-Debar-Frontera Albania-Maqellarë-SH6 hasta Milot-SH1-Shkodër-Koplik-SH21-Bogë.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: