Rebajar asiento y poner gel y viscoelástica

Quería rebajar unos 3 centímetros el asiento de la moto, pero no quería sacrificar el asiento original así que, curioseando por EBay, me encontré con un taller en Escocia que vendía recambios originales de la VStrom 1000 seminuevos; descubrí un asiento, por 98 libras, y lo pedí: eso es lo que necesitaba para poder trabajar durante unos días en rebajarlo y hacer todo tipo de pruebas.

Temía que al quitar demasiado material el asiento perdiese la comodidad y no me quería arriesgar a hacerlo con el de la moto. Además, la utilizo a diario, y no era buena idea dejarla sin el sillín varias jornadas.

Ya he puesto varias veces gel y viscoelástica en asientos de moto, pero nunca me había atrevido a modificar la altura y, sobre todo, la forma, para conseguir que fuera más estrecho por arriba, para que se acoplase mejor al suelo pélvico. Aquí no hay matemáticas que valgan: cuantos más centímetros cuadrados de contacto se consigan entre el asiento y nuestra anatomía, menos será la presión ejercida.

He utilizado 3 materiales diferentes:

  • Plancha de gel de 10 mm de grosor (almohadilla comprada en tienda de equitación, es la que se pone entre el lomo del caballo y la silla de montar), pagué 48 euros, me ha sobrado más de la mitad.
  • Trozo de Icolén (colchoneta de montaña). Espuma dura y muy compacta, que evita que impactemos contra la estructura del asiento al dejar un espesor de almohadillado mínimo.
  • Viscoelástica de 30 mm (relleno) y de 10 mm (cobertura total del asiento para igualar irregularidades). Pagué unos 5 euros (en Madrid hay una tienda que la venden en planchas de 40×60 cm, en la calle Carlos Arniches, en el Rastro madrileño).

Estos son los pasos que yo he seguido:

  • Levantar las grapas, ayudados por un atornillador
  • Marcar y cortar la parte a rebajar (un cuchillo jamonero bien afilado es ideal).
  • Ayudados por el cuchillo y un formón bien afilado, vaciar la parte a rebajar.
  • Yo he rebajado 3 centímetros, llegando hasta el chasis del asiento en la parte delantera.
  • Encolar, con pegamento de contacto, un trozo de colchoneta (Icolén) para igualar la superficie.
  • Colocar la plancha de gel.

Paso 01

  • Igualar la superficie del sillín con viscoelástica (de 30 mm para re-crecer el almohadillado y de 10 mm para igualar la superficie.
  • Volver a grapar la cubierta.

Paso 02

El gel es de 10 mm de grosor y va instalado sobre el Icolén y debajo de la viscoelástica.

La porción del pasajero está sin tocar, de hecho no he “destapizado” nada más que la parte del piloto. Al finalizar el trabajo, el asiento mide 2,4 centímetros menos de altura que el original.

Paso 3

CONCLUSIONES: he conducido más de 400 kilómetros con el nuevo asiento. La primera sensación es de almohadillado blandito (de serie la V 1000 es bastante duro) y de gran adaptación. No hay que re-colocar el culo al pararse en los semáforos. Evidentemente se llega mejor al suelo y la distancia a las estriberas no se percibe que sea mucho más baja. Lo más importante es que, al coger baches fuertes no llegan a tocar los isquiones con la armadura del asiento: mi mayor temor al rebajarlo tanto.

PD: incluyendo el pegamento, no me he gastado más de 60 euros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: