Arreglar un pinchazo

Una de las averías más elementales e inoportunas que podemos sufrir en un viaje es el pinchazo provocado por algún elemento punzante que se ha introducido en una cubierta de la moto. Si tenemos la fortuna de utilizar ruedas sin cámara, podremos recurrir a la reparación con gusanitos de caucho, como veréis en el vídeo. En el caso de utilizar cámara, la única solución rápida es emplear un spray de espuma para pinchazos.

Durante el viaje a Grecia y Albania tuve la mala suerte de pinchar con un tornillo que se clavó en la cubierta trasera. Aproveché e hice este vídeo para que le perdáis miedo al uso del kit de reparación de pinchazos basado en gusanitos de caucho.

Es muy importante que, una vez reparado el pinchazo, rodemos a una velocidad moderada (a partir de 80 km/h), al menos durante unos cinco kilómetos, de esa manera la propia fuerza centrífuga permite que el parche que hemos metido en el tejido de la cubierta haga una especie de vulcanizado, quedando una reparación más estanca.

Tras reparar este pinchazo terminamos el viaje sin mayor complicación, y varios miles de kilómetros después seguía perfectamente, pero es preferible que, cuando haya posibilidad, se lleve la rueda a reparar con un cono de goma metido desde el interior, porque cada 10 o 15 días comprobaremos que la rueda ha perdido bastante aire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: