Asiento anatómico con canal pélvico

Muchos de los que nos dedicamos a recorrer largas distancias en nuestra moto, con la permanencia de muchas horas sobre el asiento, buscamos soluciones para mejorar el confort al máximo en este tipo de viajes. Los primeros pasos los damos siempre intentando mejorar la adaptabilidad del asiento, introduciendo materiales con los que se disperse la presión ejercida entre nuestra anatomía y el apoyo, para evitar zonas críticas de congestión aguda: viscoelástica, gel, látex… son los materiales que añadimos al relleno del asiento para lograr esta finalidad. Algunos artesanos, como los célebres tapiceros Márquez o Lolo Pámanes, realizan estas transformaciones intentando dotar a la zona más crítica de nuestra montura del mayor grado de comodidad, aportando además una mejora en la estética de nuestra moto si decidimos cambiar la cubierta por otra “tuneada”.

Desde hace más de 10 años he transformado todos los asientos de mis motos, logrando una mejora sustancial en el capítulo de la comodidad, pero sólo he conseguido que los lapsos de descanso se prolongarán, sufriendo al final siempre del mismo problema: la congestión de la región perineal.

Hablamos de anatomía

Por mi trabajo he tenido que profundizar en muchas ocasiones sobre la biomecánica del ciclista, práctica deportiva en la que todavía la comodidad del sillín es más efímera que en la moto, descubriendo cómo, tras muchas horas de pedaleo intenso, la congestión perineal es menor que en la moto y ello es debido a dos razones:

  1. La práctica totalidad del apoyo en el sillín se realiza a través de los huesos isquiones de nuestra pelvis, liberando al canal pelviano de una presión excesiva.
  2. Cuanto más intenso es el pedaleo, mayor presión se ejerce sobre los pedales, descargando gran parte de la presión de la pelvis; amén de que, al pedalear de pie, se alivia y descongestiona toda esta zona.

He comentado estas particularidades con fisioterapeutas expertos en deporte y me han confirmado estos extremos, asintiendo sobre la problemática del asiento de la moto porque, además, sufrimos el agravante del exceso de temperatura procedente del motor en la región perineal.

Pelvico1

Si analizamos la anatomía de nuestra región pélvica, en la porción correspondiente al apoyo en el asiento, descubrimos que hay tres ramas nerviosas que se presionan, de manera intensa, cuando permanecemos muchas horas en la moto: nervio perineal profundo, nervio perineal superficial y nervio pudendo.

Llegan los problemas

Cito textualmente un párrafo del DR. Brandon J. Luskin:

“Cuando un nervio sufre una compresión o aplastamiento continuo, el flujo ascendente o descendente dentro del conducto se reduce o se bloquea. Finalmente, la membrana comienza a perder su saludable capacidad de transmitir diminutas cargas eléctricas y la fibra nerviosa puede terminar muy afectada (contracturas, puntos gatillo…). Cuando una cantidad suficiente de fibras deja de funcionar, el músculo no podrá contraerse y la piel puede sentirse entumecida y muy dolorida”.

Esto último es exactamente lo que sentimos en el canal pélvico (suelo pélvico) cuando pasamos largas horas en la moto: escozor en la piel, entumecimiento y dolor. Sí, además, padeces prostatitis o hemorroides, todo se verá agravado, porque la congestión en la zona aún será mayor.

¿Y la solución?

Desde hace un par de años, aprendí a realizar los ejercicios de Kegel (buscad en Youtube, que hay tutoriales muy buenos: os recomiendo el canal “fisioterapiaonline”) al final de la jornada. El alivio es notable, pero si evitamos que se produzca una congestión aguda de la zona, minimizaremos la patología.

Con el uso de asientos modificados, con gel o viscoelástica, también se logran buenos resultados y poniendo cojines de aire (el célebre Airhawk) se mejora mucho la comodidad en largas distancias. Pero he seguido investigando y varios expertos me han hecho llegar a la misma conclusión: “si evitas o eliminas la presión, eliminas el problema en la zona”.

Dicho y hecho: copiando el diseño de uno de los sillines de bicicleta más célebres entre los ciclistas de largas distancias, el modelo Selle Italia Slr Superflow, he hecho una prueba con un asiento que compré de segunda mano.

Selle_Italia_SLR_Superflow_TM_Sattel_Schwarz[640x480]

He puesto una capa de icolen de alta densidad (la pieza azul) en la región de apoyo del asiento, y le he practicado un acanalamiento en la región perineal. Lo que quería conseguir era una porción dura para apoyar los isquiones y una muy blanda para el suelo pélvico. Lo he probado durante un par de jornadas, y el resultado es notablemente positivo.

Pelvico2

A continuación he levantado la tapicería de mi asiento Márquez (con lágrimas en los ojos) y he realizado la misma maniobra.

Pelvico3

Tras esta modificación en el asiento he recorrido más de 8.000 kilómetros con este asiento, con un viaje a Grecia y la travesía de los Balcanes incluido, y puedo certificar que el cambio ha sido radical y, sobre todo, muy conveniente para descargar la presión de la región pélvica.

*PD: la configuración nerviosa de la región perineal del hombre y la mujer son similares.

2 comentarios sobre “Asiento anatómico con canal pélvico

Agrega el tuyo

  1. Siguiendo otro camino (prostatismo), llegué a la misma conclusión. Desde hace años, mi asiento lleva un hueco en forma de rombo alargado que una vez sentado queda entre ambos isquiones. Mano de santo para liberar el canal perineal y la presión en la zona.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: