Sexta etapa: empieza la aventura

No es la primera vez que recorremos estos países, donde parece haberse detenido el tiempo en la década de los años 60 del pasado siglo, pero nos hemos llevado una gran sorpresa al comprobar cómo las infraestructuras (carreteras, gasolineras, centros comerciales…) están avanzando a gran ritmo. Aunque todavía es fácil rodar por carreteras -supuestamente nacionales- con el firme de tierra, se va notando que son países en vías de desarrollo patentes. A cambio, atravesaremos espacios naturales (parques, reservas…) de un gran valor paisajístico y ecológico (Valbona, Drenova, Prespa, Mavrovo, Galichica, Ohrid…).

En el Parque Nacional del Mavrovo, Jance

La población, de mayoría musulmana en muchos lugares por donde discurría nuestro recorrido, es tan hospitalaria que a veces nos sorprende la facilidad con la que se puede conseguir un alojamiento o un lugar donde comer; sencillamente preguntando a cualquier persona con la que nos encontremos, hará todo lo posible por solucionar nuestras dudas y problemas.

Anoche a la 1:30 de la mañana ya estábamos los cuarto en el camarote. Duchados y relajados. Estábamos tan cansados, después de 10 horas de conducción para hacer 400 kilómetros, que caímos en la cama y no nos hemos enterado de nada: ni de la navegación en alta mar, ni del atraque en el puerto albanés de Durres.

Cuando esta mañana Raquel nos ha despertado diciendo que el barco estaba parado… Eran más de las 8. Sin prisa excesiva hemos recogido el camarote y hemos bajado a la bodega para recuperar las motos. Ya estaba el barco medio vacío de pasajeros y de vehículos.

Un trato excenlente en la compañía naviera GNV

La compañía GNV nos ha demostrado una gran profesionalidad en todo momento, bien organizado, sin colas, sin empujones, las motos bien atadas y protegidas… Cuando hemos pisado tierra albanesa los cuarto sabíamos que ahora empezaba la aventura: ya no tendremos que preocuparnos de horarios de salida de barcos, ni de hacer cheking de las motos, ni de subirnos al camarote solo lo imprescindible… Viajamos en moto, somos autosuficientes y solo necesitamos los utensilios que caben en las maletas y en nuestros bolsillos.

Tras buscar una oficina de cambio para tener algo de moneda y desayunar en una taberna de Durres, Raquel ha diseñado la primera etapa en el mapa, que nos ha llevado atravesando montañas del sudeste de Albania hacia la frontera de la República de Macedonia del Norte.

Muchas curvas, de todo tipo, sorprendentemente buen asfalto y, antes de que nos diéramos cuenta, estábamos comiendo en una pequeña playa del lago de Ohrid, donde nos hemos refrescado, ya que en el termómetro hoy hemos llegado a ver los 38°

El último tramo del día nos ha llevado por las más pintorescas carreteras macedonias hasta Debar, desde donde nos hemos metido en el parque Nacional del Mavrovo hasta llegar a la localidad de Jance, desde donde escribo esta crónica.

Una de las rutinas diarias ineludibles

Ya se nos ha olvidado lo que hacemos en Madrid, no sabemos lo que pasará dentro de dos o tres días, sabemos que la cadena hay que engrasarla cada dos o tres días y que nuestra única preocupación es disfrutar de cada curva, de los paisajes y de nuestra compañía a cada instante.

Etapa 6: Durrës – Tirana – Elbasan por SH3 – frontera Qaf Thane (Macedonia) – Monasterio de Kalishta (lago Ohrid) – Debar – Janche.

ACCEDE A TODAS LAS FOTOS DEL VIAJE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: