Decimotercera etapa: días buenos y días mejores

Por muy cansados que terminemos después de cada etapa, siempre nos reconforta recordar lo que hemos hecho durante la jornada: la cena en familia y los momentos de charla posteriores reparan cualquier indicio de desazón que pueda aparecer.

Ayer fue un día duro, hoy hemos comenzado la etapa con la esperanza de que la temperatura fuera un poco más condescendiente con nuestros cuerpos; y así ha sido.

Hemos circulado hacia el norte, enseguida han aparecido espesos bosques de coníferas y el termómetro no pasaba de los 25 grados. Sin duda era nuestra recompensa por los anteriores días pasados.

Parque Natural de Cehalau

La primera sorpresa nos la hemos encontrado al comprobar cómo la carretera N15, que nos conduciría a lo largo del lago Bicaz hasta el condado de Maramures, estaba cortada por desprendimientos. La opción era dar un rodeo de casi 100 kilómetros más al norte, encadenando otras carreteras.

Muchos sabéis que no soy amigo de los GPS dedicados y que prefiero utilizar el móvil, por la sencilla razón de que puedes llevar varios programas de navegación instalados: hoy hemos comprobado cómo en los mapas que utilizan la plataforma TeleAtlas (Michelin, Tomtom, Here …) No existía otra posibilidad que la carretera del norte, mientras que Offline Maps nos ha propuesto una alternativa de 37 kilómetros atravesando el Parque Natural de Ceahlau, por pistas de tierra y mal pavimentadas, que nos han llevado en poco más de una hora hasta la cabecera del lago de Bicaz. La experiencia ha sido maravillosa, cruzando este increíble parque por una ruta trail 100%.

Hoy casi la totalidad de la ruta ha discurrido por carreteras de montaña, con la gran suerte de haber encontrado las vías por las que hemos circulado totalmente nuevas (algo está cambiando en Rumanía), hasta el punto de disfrutar con la condición como si estuviéramos “haciendo curvas” en una ruta dominical por carreteras conocidas.

Llegada la hora de la comida hemos improvisado nuestro salón en medio de la montaña, y ahí hemos preparado nuestra comida casera, junto a un manantial que nos ha regalado la mejor agua de estas montañas.

Nuestra permanente “sala de estar”

Continuando por el macizo superior de los Cárpatos, hemos ascendido hasta el Prislop Pass, un puerto de 1.400 metros de altura que sirve de acceso natural al condado de Maramures y que nada tiene que envidiarle a las cimas más famosas de los Alpes o los Dolomitas.

Descenso del Prislop Pass

Nuestro final de etapa ha sido en la localidad de Sapanta, a menos de 10 kilómetros de la frontera con Ucrania, donde hemos aprovechado para visitar el famoso Cementerio Alegre, único en el mundo y digno de dedicarle toda nuestra atención.

El “Cementerio Alegre” de Sapanta
Todas las comodidades en la casa de Sapanta

Etapa 13: Piatra Neamț – P. N. de Ceahlău – Vatra Dornei – Sighetu Marmației – Săpânța.

ACCEDE A TODAS LAS FOTOS DEL VIAJE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: