Decimosexta etapa: zona euro

Debido a mi trabajo llevo viajando los últimos 25 años con bastante regularidad por todos los continentes y viví con gran satisfacción la unificación de la moneda única Europea: de la noche a la mañana dejé de tener que llevar conmigo francos, liras, marcos, coronas… y disfruté del milagro del euro desde el minuto uno. En estos viajes hemos atravesado Albania, Macedonia, Bulgaria, Rumanía, Hungría… Y nos hemos visto en la necesidad de conseguir las monedas de cada uno de estos países, ya que en algunos de ellos la banca electrónica está muy poco desarrollada y las tarjetas de crédito son poco más que un trozo de plástico sin valor alguno. Algo que para nosotros es anecdótico, para los habitantes de esta parte de Europa es algo habitual y al tedioso paso policial entre fronteras absurdas, hay que sumarle el pesado trámite de conseguir moneda extranjera y estar continuamente calculando la paridad del cambio.

Y aquí ¿en qué se paga?

Nosotros, capitaneados por Raquel, hemos adoptado una moneda internacional válida para todos los países del mundo: el “Pichardo”. De esta manera manejamos pichardos albaneses, húngaros, macedonios… Y como no nos enteramos mucho del cambio a euros, nos encomendamos al cielo para que no nos engañen demasiado al efectuar los pagos: aquí somos los “guiris” más vocacionales del universo.

Carretera típica de Baviera

Esta mañana, al salir de la República Checa hemos realizado el último pago en moneda extranjera del viaje. Ahora mismo estamos durmiendo en Bad Tölz, región de Baviera, dentro de los Alpes Tiroleses alemanes, y ya lo pagamos todo en euros. Por un lado es una alegría por la simplificación al echar gasolina, comprar comida, pagar en un bar… Pero los cuatro sabemos que cada vez estamos más cerca del final de la aventura.

Bad Tölz

Hoy la etapa ha sido relajada: 6 horas para recorrer 370 kilómetros por las más espectaculares carreteras alpinas, con poco tráfico y un asfalto excelente… Algo que casi se nos había olvidado.

Construcciones típicas de Baviera. Bad Tölz

Mañana intentaremos pasar la frontera francesa, pero hoy nos ha empezado a llover en una parte del recorrido y no sabemos si mañana podemos recorrer los 400 kilómetros que tenemos previstos sin utilizar las peligrosas autopistas alemanas. Esa será otra crónica.

Daños colaterales

Es muy raro que en uno de estos viajes alguna parte del equipo no sufra deterioro. Hace un par de días, tras hacer una consulta in extremis buscando alojamiento a última hora de la tarde, con las prisas, Raquel se dejó el teléfono sobre la tapa del top-case. Os podéis imaginar lo que sucedió a continuación: con el primer bache se cayó al suelo y una furgoneta le pasó por encima.

El móvil defenestrado

Por fortuna utilizamos siempre el GPS en un móvil sin tarjeta SIM, que corresponde a modelos antichoque y resistentes al agua. Como ya he comentado en más de una ocasión, nos gusta este sistema porque nos permite llevar varios navegadores cargados (los amantes del TomTom etc… deberían intentar circular por pistas de tierra en Albania o Macedonia con esos dispositivos) y, además, tienes un segundo teléfono móvil por si… ¿te lo aplasta una furgoneta?

Todo se ha solucionado con un cambio de tarjeta SIM entre el teléfono defenestrado y el que utilizamos de GPS: hay cosas que piensas que nunca te van a pasar, hasta que un día te suceden.

Etapa 16: Třeboň – Stážny – Freyung – Eggenfekden – Vogtareuta – Rosenheim – Bad Tölz.

ACCEDE A TODAS LAS FOTOS DEL VIAJE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: