Decimoséptima etapa: la Selva Negra

Continuamos desplazándonos lentamente hacia el oeste y hacia el sur. Ya hemos dejado atrás Alemania: en dos jornadas la hemos cruzado desde la República Checa hasta Francia, circulando paralelos a los Alpes del Tirol.

Hemos salido de Bad Tölz con el sol ya alto: a primera hora hacía frío y antes de las 9 no es aconsejable salir, porque las carreteras están todavía empapadas por la condensación nocturna.

Con pena hemos visto cómo quedaba atrás el cruce que lleva a Garmisch Partenkirchen (la entrada natural a los Alpes desde Baviera), pero en un viaje con los días contados no se puede ver todo.

Hemos preferido atravesar la región de Baden Wurtemberg completa, desembocando en la Selva Negra, que es una comarca natural, de unos 60 kilómetros de longitud por 30 de anchura, que abarca parte de los territorios alpinos de Alemania, Suiza y Francia. Su nombre viene heredado de lo oscuro de su interior por el efecto que causa la luz que apenas penetra entre su densa población de abetos.

Collado del Feldberg, el más alto de la Selva Negra

Aunque sus laderas son muy escarpadas, este sistema montañoso no es sobresaliente por su excesiva altura, ya que su cota más elevada es el pico Feldberg de 1.493 metros de altitud.

Y como queríamos vistar la Selva Negra completa, la hemos atravesado de este a oeste, ascendido hasta el collado de Feldberg (1.200 metros de altura) para descender posteriormente hasta en valle del Rin, donde se encuentra la frontera con Francia y a unos 10 kilómetros de la ciudad de Mulhouse, donde hoy dormiremos.

Cualquier rincón de la Selva Negra

Hemos conseguido una oferta de última hora en un hotel pequeño del centro de la ciudad, lo que nos ha permitido pasear por sus monumentales calles, disfrutar de la majestuosidad de su catedral y del estilo gótico de su plaza del ayuntamiento. La afición a la moto no está reñida con la cultura general.

Plaza del Ayuntamiento de Mülhouse

En esta crónica quería rendir un merecido homenaje a esas personas que ocupan, de manera abnegada, la posición de “artillera” en el asiento posterior. En nuestro viaje ese papel le ha tocado a Yolanda, que soporta el mismo calor, cansancio y dificultades que nostros, pero sin poder disfrutar de las sensaciones que se viven desde el manillar de una moto.

Etapa 17: Bad Tölz – Kempten – Ebersbach-Musbach – Hüfingen – Löffingen – Feldberg Selva Negra – Wembach – Böllen – Mulhouse.

ACCEDE A TODAS LAS FOTOS DEL VIAJE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: