Vigésima etapa: el Pirineo gris

Una de las rutinas “silenciosas” más importantes en un viaje en el que vas a recorrer varios países es el de revisar de manera constante la meteorología. Cuando se atraviesan sistemas montañosos, valles, depresiones, cursos de grandes ríos, costas… Las condiciones barométricas varían y puede haber alteraciones atmosféricas importantes. Para viajar en moto es importante saber datos tan relevantes como la velocidad del viento, la temperatura o, por supuesto, la predicción de lluvia.

El Pirineo nos recibe con niebla, lluvia y frío

Hay mil sitios donde consultar la meteorología; cada cual elige el que mejor entiende pero, si necesitas datos muy fiables, lo mejor es consultar el servicio de radar mundial (en la web de wetterzentrale lo puedes encontrar con varios modelos de predicción) o los servicios locales (todas las poblaciones importantes, las comarcas naturales, los centros de vacaciones… Ofrecen previsiones propias muy fiables). Eso hemos hecho nosotros desde el mismo día que salimos de Madrid: hemos controlado desde el viento que íbamos a tener en la Muela, antes de llegar a Zaragoza, hasta la temperatura de los collados de los Balcanes, pasando por las mareas en el Mediterráneo y el Adriático. Ayer llovió con intensidad en el Pirineo, y la previsión para hoy era de nubes y claros.

Nadie ha acertado (solo el lumbago de nuestro buen amigo Jaume que, desde Andorra, ha estado todo el viaje en contacto con nosotros) y guiados por las “nubes y claros” nos hemos dirigido muy de mañana hacia las cumbres de la región Hautes Pyrenees dónde, como estaréis imaginando, no se veía ni un milímetro de cielo azul. La cosa empeoraba cuando ascendimos por encima de los 1.400 metros de altitud, momento en el que la temperatura bajaba de 8 grados y la lluvia hacía acto de presencia.

Hasta con lluvia y mal tiempo los Pirineos son bonitos, y las nubes y la niebla danzante consiguen engrandecer estas montañas pero, si pudiéramos elegir, hubiéramos preferido visitarlos con sol.

¿Sólo a nosotros nos molestan los carteles llenos de pegatinas?

Tanto Raquel como yo tenemos trillados los Pirineos desde hace muchos años, y como Chichu y Yola también han hecho alguna escapada por estas montañas, hemos preferido trazar una ruta por las cumbres menos tópicas para que ellos pudieran descubrir otra perspectiva de los collados más interesantes, por lo que la ruta ha atravesado el Port de Balès, el Peyresurde, Val Louron y la Hourquette de Ancizan.

Hourquette de Ancizan

Aunque la temperatura y las condiciones lo desaconsejaban, hemos parado un buen rato en cada puerto para disfrutar del poco paisaje que se veía, haciendo infinidad de fotos y vídeos de todos los rincones.

Al finalizar la tarde hemos llegado hasta St. Marie de Campan, donde hemos encontrado habitaciones en un albergue que ya conocíamos y dónde estamos disfrutando del final de nuestro último día fuera de España.

Mañana continuaremos ruta hacia el final del viaje, y esperamos que el cruce de los Pirineos sea soleado ¿O volverán a equivocarse las predicciones?

Etapa 20: Montauban – Boulogne-sur-Gesse – Mauleón-Barousse – Puerto de Balès – Bagnéres-de-Luchon – Génos – Val Louron – Saint-Lary-Soulan – Hourquette de Ancizan – Sainte-Marie de Campan.

ACCEDE A TODAS LAS FOTOS DEL VIAJE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: