Vigésimo primera etapa: España sigue ahí

Cuando te despiertas por la mañana, posiblemente, te das cuenta que lo que hay en ese momento en tu memoria es producto de un sueño. Hoy nos hemos despertado en una especie de albergue del Pirineo francés, al abrir la ventana hemos visto un cielo azul sin una sola nube y estábamos los cuarto con ganas de cargar de nuevo las motos y hacer un montón de curvas que nos esperaban por delante.

Eso no era un sueño y lo que hemos vivido en las últimas tres semanas son recuerdos reales: el sueño era llegar a cumplir nuestro proyecto… y lo estamos haciendo.

La célebre “Cornisa” del Circo de Litor, ascendiendo al Aubisque

En Sainte Marie de Campan hacía frío, el sol engañaba. Hoy tocaba desayunar en la habitación de Chichu y Yola: las camas se transforman en sofás, las toallas en manteles, los vasos de plástico en tazones de porcelana china y el dormitorio en un restaurante con estrella de la guía Michelin. Así hemos devorado los restos de galletas, fruta y aguacate que todavía sobrevivían en las neveras que llevamos en las motos.

Estábamos en la base del mítico Tourmalet pero, como ya lo conocíamos todos, hemos decidido ir a buscar otros puertos más interesantes. El primero ha sido el Spandielles, desde Ferrieres (muy próximo a otro gran desconocido: el Col del Curaduque), que desemboca en el célebre Soulor, a siete kilómetros de la cumbre del Aubisque.

Llegada al Soulor desde Ferrieres

Hemos descendido hasta Laruns para encadenar el Col de Marie Blanque, donde hemos decidido montar el comedor en las praderas alpinas próximas a su cumbre. Nuestro próximo objetivo ha sido el Col de la Piedra de San Martín, donde ha terminado nuestra aventura pirenaica con la entrada en España por Navarra.

Comiendo en el Col de Marie Blanque

De pronto entendíamos a toda la gente que hablaba a nuestro alrededor, los carteles de las carreteras, las señales de tráfico… Lo que por un lado era una alegría, por otro nos anunciaba que nuestro sueño estaba a punto de terminar.

Hoy el destino nos ha llevado hasta un hostal de Noáin y, como cada día, nos hemos sentado alrededor de unas cervezas para comentar la jornada. Para nuestra sorpresa el amigo Triskel, al enterarse que andábamos por aquí, se ha unido a la fiesta con su hijo y nos ha acompañado durante la cena.

Cenando con Triskel

Nuestra aventura continua una jornada más…

Etapa 21: Sainte-Marie de Campan – Lourdes – Ferrières – Col du Soulor – Col du Aubisque –  Bielle – Col du Marie-Blanque – Escot – Arette – Piedra de San Martín – Isaba – Navascués – Noáin.

ACCEDE A TODAS LAS FOTOS DEL VIAJE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: