Valle de la Barranca y Mirador de las Canchas

Aunque sólo vamos a recorrer 27 kilómetros se trata de un itinerario muy exigente con el físico del ciclista, debido a los fuertes desniveles que deberemos superar para completar la primera mitad de la ruta. Aunque es una ruta clásica de bicicleta de montaña, se puede hacer perfectamente con una gravel, sin necesidad de echar el pie a tierra en ningún momento.

Mapa del recorrido

Esta propuesta comienza en la localidad madrileña de Cercedilla, junto al cuartel de la Guardia Civil. Desde aquí nos dirigiremos al polideportivo municipal (dedicado a Paco Fernández Ochoa, hijo predilecto de esta población serrana) por una incómoda rampa. Al descender se termina el asfalto y seguimos por la calle que veremos rotulada como “Camino del Calvario”. En continuo ascenso, y sin abandonar esta pista, desembocaremos en la carretera asfaltada que se dirige al pequeño embalse de Navalmedio; giramos a la derecha disfrutando de un tramo llano de asfalto.

Esta carreterilla desemboca en la populosa M-601, en el Collado del Portazgo, que asciende hacia el Puerto de Navacerrada: nosotros giramos a la derecha y descendemos unos metros, pasando por debajo de un puente, para hacer una raqueta de 360 grados y continuar pedaleando por la M-607 en dirección a Colmenar Viejo.

Tras un fuerte descenso de un kilómetro iremos muy atentos para girar completamente a la izquierda (ojo al tráfico: punto peligroso) y continuar en fuerte ascensión por la pista asfaltada que se dirige al Parque de Bomberos y a La Barranca: nuestro objetivo. Si hay mucho trafico y consideramos peligroso atravesar la calzada, podemos descender 100 metros más y cambiar de sentido en la rotonda que da acceso al pueblo de Navacerrada.

El Valle de la Barranca

La carretera es muy estrecha y se empina con cierta impertinencia en busca de la línea del cielo. Cuando aparecen los pinos en las cunetas, llegamos a la zona de aparcamiento y a una barrera que impide el paso a vehículos a motor. En este punto desaparece el asfalto y continuamos por una excelente pista de tierra que, en los primeros kilómetros está plagada de senderistas: hay que ser muy respetuosos con ellos para no incomodarles.

Valle de la Barranca

La pista atraviesa por completo en Valle de la Barranca, hasta que lleguemos al cruce donde está ubicada la Fuente de la Campanilla: aquí hay un ramal para senderistas que dejamos a nuestra derecha y nuestra ruta continua por la ladera de nuestra izquierda por las duras laderas de esta vaguada.

El 14%

Los tres próximos kilómetros son los más exigentes de toda la ruta, viéndonos en la necesidad de superar rampas de tierra suelta que superan de largo el 14% de inclinación: paciencia y desarrollo adecuado es lo único que podemos hacer. Al finalizar la rampa más dura desembocamos en una explanada desprovista de vegetación. Hemos llegado al Mirador de las Canchas, un lugar excelente para hacer un alto en el camino y disfrutar de las mejores vistas de las cumbres de La Maliciosa y del Alto de las Guarramillas (rematado por la célebre Bola del Mundo).

Lo más divertido

Atravesamos el collado en línea recta y, en breve, nos veremos descendiendo a gran velocidad por la pista que nos llevará hasta la M-601 de nuevo. Este tramo dispone de pendientes muy pronunciadas y es importante adecuar la velocidad a nuestro nivel de conducción pero, sobre todo, estaremos atentos al cruce con los peatones que suelen frecuentar esta zona.

Llegamos a la carretera de asfalto en el lugar conocido como “la curva del Ventorrillo” y giramos a la derecha en dirección al Puerto de Navacerrada pero, nada más terminar la curva, debemos cruzar por completo la carretera (ojo: mucho tráfico) para meternos en una pista de tierra que desciende hacia el valle que tenemos a nuestra izquierda. No hay pérdida; es una entrada evidente.

Las praderas de los campamentos

Descendemos hacia la vaguada, dejando a nuestra izquierda el célebre “Pino de la Cadena” y tomamos el primer ramal de la izquierda al llegar a un gran cruce. Al llegar al fondo del valle nos vemos en la obligación de cruzar el Arroyo de Matasalgado, curso de agua que en época de deshielo lleva tanto cauce como un río, pero con decisión se consigue pasar montado con una bicicleta gravel.

Pino de la Cadena

Enseguida la pista se vuelve horizontal y dejamos a la izquierda la inmensa pradera donde se montaba el campamento Alonso de Ercilla hasta los años 70, en tiempos de la OJE, (Organización Juvenil Española) y con posterioridad diferentes campamentos juveniles de la Comunidad de Madrid.

Volvemos a cruzar el arroyo y debemos ir atentos para tomar el ramal de la derecha en el primer cruce que veamos, para continuar descendiendo paralelos al curso de agua. La pista se estrecha y, durante 200 metros, se convierte en un sendero trialero que termina en una barrera coincidente con el muro de coronación del embalse de Navalmedio.

Pradera de los Campamentos

En menos de un kilómetro veremos a nuestra derecha la pista de tierra por la que comenzamos a pedalear, aunque en esta ocasión hemos preferido continuar por el asfalto hasta el collado del Portazgo para descender a Cercedilla por la carretera general.

SIGUE DESDE AQUÍ LA RUTA EN EL MAPA

DESCARGA EL MAPA DE MY MAPS DE GOOGLE EN FORMATO KML

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: