La “Perimetral” de Madrid

Seguro que más de uno también estará harto de tener las fronteras de sus sueños más cercanas que nunca. Pues así andamos todos, y la Comunidad Autónoma de Madrid, además de ser uniprovincial, no es de las más grandes de España, lo que no ha impedido que preparásemos un pequeño proyecto para irnos de aventuras con las motos.

El equipo: el habitual. Los mismos que se liaron la manta a la cabeza para recorrer desde Grecia toda la cordillera balcánica de sur a norte, o pusieron su diana en Bulgaria y llegaron hasta Moldavia o, mucho más reciente, con un serio complejo de leones enjaulados se escaparon hacen poco más de un mes a recorrer Portugal de punta a punta. Está visto que no escarmentamos y volvemos una y otra vez a cometer el error de “arrejuntarnos” para hacer unos cuantos kilómetros en moto.

El equipo habitual
El equipo habitual

Origen y destino: Madrid

Cumpliendo de manera rigurosa los preceptos legales y atendiendo al estado de confinamiento que impera en la mayor parte del centro de la península, queríamos recorrer el perímetro exterior de la Comunidad de Madrid, intentando no pisar las carreteras de otra comunidad autónoma: lo hemos conseguido en su mayoría, salvo muy pocos kilómetros, casi testimoniales, en los que hemos rodado por alguna carreterilla de Castilla la Mancha que, como no era nuestro destino, estaba permitido por las regulaciones actuales.

Ruta perimetral por la Comunidad de Madrid

Aunque ya conocíamos todos los paisajes y carreteras que hemos recorrido en esta ruta perimetral, lo bonito del reto era encadenarlos en un único itinerario.

Como tampoco disponíamos de un tiempo infinito, decidimos hacerlo en dos jornadas, teniendo la certeza de que recorreríamos una cifra que superaría los 500 kilómetros en todo el itinerario, por lo que buscaríamos alojamiento al terminar la primera mitad.

Como en otoño los días son muy cortos y tampoco queríamos estar demasiado tiempo seguido sobre la moto, la ruta que hemos hecho ha recortado alguna carretera de la Sierra Norte madrileña, aunque en el mapa hemos insertado el itinerario completo, que es la más recomendable si no conoces bien los paisajes de la Comunidad de Madrid. Te sorprenderás de ver los rincones que hay escondidos en estas carreteras secundarias.

Todo preparado

La ruta la organizamos atendiendo a nuestras obligaciones (sí: los prejubilados y jubilados también tenemos obligaciones), por lo que la comenzaríamos el viernes 20 de noviembre. Hemos empezado en Arganda, dominios de Yola y Chichu, desde donde, siguiendo el sentido antihorario, hemos atravesado toda la comarca natural de las Vegas para, una vez atravesado el curso del Jarama, meternos de lleno en la Sierra Norte.

La visita al embalse del Atazar es obligada y, por muchas veces que lo veamos, no nos cansaremos de admirar la grandeza de este paisaje. Una vez salvadas las mil curvas de esta sierra, nos hemos pasado a Guadarrama, para detenernos en el puerto de Cotos (1.830 metros de altitud) a comer, momento que ha sido todo un regalo de la meteorología otoñal. Casa Marcelino sigue haciendo los mejores huevos fritos de la zona: imprescindibles para coger fuerzas y continuar descendiendo hasta Cercedilla, a través del Puerto de Navacerrada, donde hemos atravesado durante 6 kilómetros a la provincia de Segovia.

Desde el Escorial hemos ascendido al punto de encuentro más motero de la Comunidad de Madrid: el puerto de la Cruz Verde (monumento a Ángel Nieto), para continuar por los recovecos de la sierra de la Almenara hasta el Pantano de San Juan.

La tarde ya estaba avanzada, por lo que hemos decidido buscar alojamiento en algún pueblo de los alrededores: Cadalso de los Vidrios ha sido nuestra morada y punto de descanso durante la noche.

Cerrando el círculo

El sábado 21 ha amanecido muy fresco, pero el sol ha caldeado enseguida el asfalto y hemos podido continuar nuestro periplo por las fantásticas curvas de las carreteras de Villa del Prado, Aldea del Fresno, Navalcarnero… recorriendo la zona más industrializada del sur de nuestra comunidad autónoma.

Pasado Ciempozuelos la diversión ha vuelto a los manillares de nuestras motos y Chichu, buen conocedor de todas las alternativas del suroeste de la región nos ha dirigido por las carreterillas más solitarias y pintorescas que podáis imaginar hasta conseguir cerrar el anillo de nuestra ruta recuperando el itinerario que atraviesa las vegas más fértiles de Madrid.

Esperamos haberle servido a alguien de inspiración para que pueda hacer menos pesado el confinamiento e invitamos a quien no conozca la Comunidad de Madrid a disfrutar de las mejores carreteras moteras de nuestra región.

DESCARGA EL ARCHIVO DE LA RUTA COMPLETA

 

2 comentarios sobre “La “Perimetral” de Madrid

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: