De cima en cima

Aunque a todos los que amamos la montaña nos gustaría hacer grandes viajes para visitar las cumbres más sobresalientes de los Alpes, el Cáucaso, los Andes o, por qué no, el Himalaya (puestos a soñar…), hay que convivir con la realidad que nos marca nuestro trabajo, la economía y las obligaciones de todo tipo: la montaña, a partir de un cierto nivel, se convierte en una novia muy celosa y hay que dedicarle la mayoría de nuestro tiempo.

Con estas premisas como realidad, desde hace más de siete años, nos hemos propuesto ganar las cumbres más altas y meritorias… pero de nuestras comunidades autónomas.

Reto cumbres

Aprovechando que andábamos pasando una Semana Santa por la región de Murcia nos desplazamos hasta el extremo norocidental de la provincia y desde ahí acometimos la ascensión hasta el Pico Revolcadores (el Obispo), de 2.015 metros de altitud. Carece de dificultad técnica y se puede resolver en media jornada, muy cómodamente. La paradoja de esta ascensión la encontramos cuando, llegando a la cumbre, comenzó a nevar ¡en Murcia!

Revolcadores 7 abril 2012
Cumbre del Pico Revolcadores 2.015 m

En otra escapada hasta la población de Capileira, donde alquilamos una casa rural durante un par de días para recorrer las Alpujarras, recogimos información en la oficina de turismo y vimos la posibilidad de ascender hasta el Mulhacén, el pico más alto de la Península Ibérica (3.478 metros), ya que hay un servicio de autobuses que nos aproximaban hasta cerca de los 2.000 metros de altura. Dicho y hecho: nos calzamos las zapatillas de andar, una pequeña mochila y en un día conseguimos alcanzar la cumbre, haciendo el descenso por el Barranco de Poqueira que, a la vista de la escasa dificultad de ganar la cumbre, fue casi la parte más complicada de esta actividad.

SAMSUNG
Cumbre del Mulhacén 3.478 m

Aprovechando que íbamos a participar en la marcha cicloturista Mallorca 312, alargamos un par de días más la reserva en el hotel y metimos las mochilas y las zapatillas en el equipaje, junto con todos los pertrechos de las bicicletas.

Puig Major 1 mayo 2012
Puig Major 1.445 m

De todas las rutas para llegar hasta la cumbre del Puig Major, la cumbre más alta de Baleares (1.445 metros), vimos que la más montañera resultaba la denominada “Sa Pomera Borda”. No es un itinerario para principiantes, más que por los pasos de escalada que hay que dar para resolver la travesía por una chimenea y una pared bastante vertical que la sucede, es por la necesidad de saber orientación y leer bien los mapas (no utilizamos GPS para caminar), ya que apenas había hitos marcando el camino y hay que improvisar para atravesar diversos bloques rocosos sin perder el rumbo.

En este vídeo se pueden ver algunos de los pasos de escalada de esta ruta.

La ascensión a la cumbre de Peñalara (2.428 metros), el techo de la Comunidad de Madrid, no necesitó de una planificación especial, ya que nos pillaba muy cerca de nuestro domicilio, pero preferimos aprovechar una travesía por la sierra de Guadarrama para incluir esta montaña en la actividad. Quedamos con unos amigos para hacer un vivac a principios de agosto en la Laguna de los Pájaros (situada a 2.170 metros de altitud, en una pradera muy despejada), con la intención de ver la lluvia de Perseidas (Lágrimas de San Lorenzo) que acontece cada año por esa época. Los planes no salieron nada bien, porque entró una borrasca, bajó la temperatura hasta -4 grados y una ventisca insolente nos hizo pasar la “noche del loro”. A primera hora del día siguiente, la meteorología se calmó y ascendimos hasta Peñalara por la cuerda de Claveles, donde hay que sortear algún paso de equilibrio moderado en la cornisa que une estas dos cumbres.

Peñalara 8 de julio 2012
Pico de Peñalara 2.428 m

Una tarde de verano decidimos huir del calor de Madrid para pasear por la sierra. Aprovechando que los días eran muy largos nos dirigimos hasta la localidad segoviana de Riaza y, posteriormente, hasta la estación de esquí de la Pinilla.

Para ascender hasta el Pico del Lobo (2.274 metros), la cumbre más alta de Castilla-la Mancha, improvisamos una ruta por en medio del pinar que hay a la izquierda de las pistas de esquí, enfrentándonos a una muy empinada rampa en el tercio final de la ascensión. Es más la dureza física que la técnica, ya que avanzamos siempre por una senda bien marcada y la cima a la que nos dirigimos es visible desde cualquier lugar de la ruta. Al llegar a la cumbre vimos con desolación el lamentable estado en el que se encuentra una construcción abandonada que pertenece a la estación de esquí, estando la parte final de la montaña repleta de restos de escombros y trozos de tela asfáltica, procedentes del edificio en ruinas, amén de los restos de estructuras y cables de acero del remonte que llagaba hasta la cumbre y que no se utiliza desde hace más de dos décadas.

Pico_Lobo_6_oct2012
Pico del Lobo 2.274 m

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: